LAS NAVIDADES: EXCESOS CON FELICIDAD

  Una vez pasadas estas fiestas en las que el exceso, la familia y los regalos nos han invadido tenemos que hacer una conclusión sobre que nos han aportado este año nuevo.   

 Cuando somos niños estamos esperando con ansia que las navidades lleguen, pero conforme vas haciéndote mayor puede ir cambiando nuestra perspectiva, los excesos en las comidas y el gasto inundan nuestros días, pero, por otro lado podemos disfrutar de una cena o comida con nuestros familiares, en el que hermanos, padres, tíos y abuelos disfrutan del que un día fue su domicilio habitual.

  En cada hogar la familia decide como preparar estos banquetes:

 -Está la abuela que decide que ella debe cargar con todo y preparar toda la comida, aunque con ello acabe destrozada por el cansancio que supone preparar comida para 20 personas (en algunos casos pueden ser hasta más), aunque a ella le produzca una enorme satisfacción que todos le digan: “que rico ha estado todo” .

  -Hay otras familias que deciden no hacer pasar por todo esto a la pobre abuelita y deciden pedir un catering a domicilio, que como mucho les va a dar el trabajo de meterlo en el horno y luego pasarlo al plato, algo que comparado a prepararlo todo, se queda en un esfuerzo mínimo.

  Voy que decir que a un servidor le encantan estas cenas y comidas, uno disfruta de la buena gastronomía mediterránea y de sus vinos y cavas; carabineros, gambas, solomillo con foie, vino de rioja, cava valenciano y para terminar unos bombones. Luego, al acabar estos días, miramos la báscula y nos damos cuenta de los 3 quilitos de más que hemos cogido, pero oye, ¡como los hemos disfrutado! Que comidas nos hemos echado entre pecho y espalda, ahora lo que toca es cambiar la dieta y empezar a comer con moderación.

  Estas navidades han sido estupendas y las he disfrutado casi como un niño, sobre todo porqué este nuevo año me trae muchos nuevos proyectos, en los que disfruto de eventos que cada vez forman más parte de mi vida y dónde el catering que siempre ha sido un sueño para mi, se ha convertido en una realidad.

 Se acabaron los banquetes por una temporada, pero enseguida llegaran las fallas, y después las comuniones, las bodas, los bautizos…. Que bonito es disfrutar de lo que uno hace.

Valencia, 19 de enero de 2019

Deja un comentario

5 − 4 =